miércoles, 21 de marzo de 2012

LENTS DE VISIÓ NOCTURNA (Per a Miguel Ángel)

La luz llega a nosotros mediante ondas electromagnéticas. Pero el ojo humano no capta todo su espectro, sino sólo una parte, denominada ‘espectro visible’. Por ejemplo, no detecta los rayos infrarrojos. Y, precisamente, durante la noche –o simplemente en la oscuridad-, con la escasez de luz, se produce un corrimiento de ésta hacia el infrarrojo, de ahí que nuestra visión sea menor.

De este modo, la tecnología de las lentes de visión nocturna está preparada para captar esta luz infrarroja y amplificarla de modo que nos sea perceptible. Constan de unos diminutos tubos de vidrio en forma de disco de manera que, cuando los fotones de la luz entran en la lente, chocan con ellos y generan fotones secundarios. Éstos, a su vez,crean otros en un efecto de multiplicación que es el que amplifica la luz.

Posteriormente, esta luz es absorbida por un fotocátodo que transforma los fotones en electrones. A continuación, éstos son dirigidos hacia la pantalla o cristal donde forman la imagen.

Se trata de un proceso similar al de las cámaras fotográficas. Pero en éstas se produce una inversión de la imagen, mientras que en las lentes de visión nocturna no se da.

La pantalla, por cuestiones de coste, es de fósforo verde. Así que los haces de electrones excitan el fósforo verde de manera que se forma la imagen.